sábado, 13 de septiembre de 2008

CONSEJOS VARIOS PARA UNA NOCHE DE PELÍCULA




“Roxanne
You don't have to put on the red light[1]
THE POLICE

Queridísimo Adán,
adiéstrame (si puedes).
Haz gemir las esquinas de este saxo tenor.
Ponte las esposas de fieltro
que compré para ti.
Te espero en la doble puerta del infierno,
con todas las luces encendidas.
Estoy dispuesta a quitarme las alas a la vez que el vestido.

Baja, nota a nota, tu escala jazzística
por mi espalda de humo,
abandónate pagano al sí bemol,
agarra el quejumbroso saxo soprano
y toca otra vez,
toca otra vez Roxanne.

Recuerdo una película. Ella fumaba.
"Play it, Sam. Play 'As Time Goes By." [2]
Tócala Sam.
Hunde de nuevo tu boca
demoníaca en mi vientre,
llena el saxofón de los fluidos transparentes
que decoran tu barbilla,
engánchate a la dureza desafiante del pezón,
acaricia el falo amarillo
y toca otra vez,
toca otra vez Roxanne.
Tócala Sam. Tócate Sam."You played it for her, you can play it for me...
If she can stand it, I can! Play it!"
[3]
Toca otra vez.
Quiero morir de placer.
“Roxanne
You don't have to put on the red light”.


[1] “Roxanne, no tienes que encender la luz roja”.[2] "Tócala, Sam. Toca 'El tiempo pasará". Ilsa (Ingrid BergmanI) en Casablanca de Michael Curtiz,, 1943.[3] “La tocaste para ella, tócala para mí... Si ella lo resistió, yo también. Tócala”. Rick (Humphrey Bogart) en Casablanca.
(Ayer vi un documental sobre Coltrane y hoy me apetece rescatar este poema de las profundidades de mi blog, pertenece también a La espalda de Lilith)



12 comentarios:

Malvada Bruja del Norte dijo...

GENIAL!!! erotismo puro, acompañado del saxo que para mí es el instrumento por excelencia, según mi modestia opinión...que rezuma sexo.

Mónica González Caldeiro dijo...

Todavía me acuerdo de aquella noche, y del muso-saxo-tenor de este poema...

Se avecinan tiempos grandes, Lilith! La otra noche fue maravillosa, lo pasé rebien a vuestro lado, te quiero un montón!

FER dijo...

Me encanta Coltrane... Buah, cuántas tardes con el Blue Train a toda pastilla!

Y qué mejor que jazz con sexo, claro. Y viceversa.

Diego dijo...

"Baja, nota a nota, tu escala jazzística
por mi espalda de humo...", qué bien esa imagen.
Entre los musos de tus noches, ¿hubo alguno que Mónica no conociera? Un abrazo.

SERHUMANA dijo...

Seducción, preciosa seduccion, con estilo!!!!!!!!! Besos!!!!!!!!!

MBI dijo...

Seducir hasta el abismo...

LILITH dijo...

Tinker Bell, una noche memorable aquella del Jamboree (vaya dúo de saxos) y la del jueves pasado... nos quedan muchas por vivir guapísima... a ver si repetimos pronto!

Diego, estás confundiendo a mis dos amigas poetas,je,je, que estuvieron presentes en muchas de las fechorías de Lilith (algunas veces sólo imaginadas que conste). Ahora veo aquella época mía tan bohemia con nostalgia de la buena, pero con una paz interior que no cambiaría por nada.

Mónica es mi eterna compañera de bolos de Jazz, te recomiendo que la leas...

Un saludo a tod@s,

Lilith

Diego dijo...

¿Por qué has borrado tu última entrada? La leí un par de veces y me gustaba. Un abrazo.

LILITH dijo...

Diego, era un desahogo, cumplió su función y me pidió desaparecer.

Septiembre me trae duros recuerdos y mi blog ya no es tan íntimo como antes... ésta era una entrada intermitente que buscaba el silencio cómplice por respuesta...

(de todas formas me alegro de que la leyeras, sé que sabes leer entre líneas)

Un saludo,

Lilith

Marichu dijo...

Increíble la transmisión de imágenes donde el saxo se transforma en cuerpo de mujer. Me encantó!

Saluditos

Diego dijo...

Vuelve, Lilith, que se te extraña. Vuelve con algo de jazz, de humo, de Morgana o de todo junto, pero vuelve. Es una súplica. Un abrazo.

Bitter dijo...

hummm Coltrane es uno de mis héroes, gran músico y como logras poner tanto sentimiento en ese texto, absolutamente cierto escuchar a un buen saxiofonista es para "morir de placer"
UN BESO