sábado, 27 de septiembre de 2008

Reconciliándome



Yo siempre fui mujer de otoño, nariz de lluvia pegada a la ventana, calles de lluvia sin paraguas, paraguas abiertos a deshora y hojas caducas. Yo siempre fui tronco desnudo delante del espejo, confidente de un sol en retirada que chochea en sus últimos destellos, con la resignación sensata de lo viejo, del reloj que adelanta.



Yo siempre fui mujer de otoño. Dadme un hombre y una estación del año. Dádmelo a él y yo saciada. Dadme el ansiado descenso a los infiernos, amor correspondido entre fogones, jazz -siempre jazz, porque Autumn Leaves ¡Qué coño!- y Vida (o vida-muerte, ya lo sé).



Lo admito, yo siempre fui mujer de otoño, loba de manada de dos, no busco conclusiones ni promesas, tampoco busco historias que contarme, me explotan cada día en las narices, las miro, las retengo, desdibujo, mezclo en la batidora...




¿yo?




poeta

13 comentarios:

Tristancio dijo...

Hoy, la primavera en el hemisferio sur se ha vuelto a poner sus ropas de otoño... Sospecho, que en esta extraña mudanza, algo tiene que ver una mujer (de otoño), que allá en el hemisferio norte, se ha engalanado de su mejor estación...

Abrazos.-

Malvada Bruja del Norte dijo...

El otoño también trae vida. Vida de bosque antiguo con suaves frutos rojos (moras, madroños), carnosos (setas), ácidos (mandarinas)... No me extraña que seas una mujer de otoño, tus textos huelen a tí en él.

Arcángel Mirón dijo...

Lilith, hacía rato que no pasaba por acá, y ahora vengo y me encuentro con semejante texto. Es bellísimo.
Yo también soy otoñal. Aún no me hallo en esta primavera.

Maga Despistada dijo...

Me alegro, bella durmiente. Todas las maldiciones tienen fecha de caducidad, y más en los cuentos de hadas. Siempre iré a despertarte.

Hemos nacido para inspirar, y conseguirlo es soñar despierto.

Un beso, mi niña.

Diego dijo...

"Yo siempre fui tronco desnudo delante ¿del? espejo, confidente de un sol en retirada que chochea en sus últimos destellos, con la resignación sensata de lo viejo, del reloj que adelanta."
Me quedo con esa frase, Lilith, y me alegro de que estés de vuelta, reconciliándote. Un abrazo.

FER dijo...

Pues me alegro verte de vuelta después de este breve silencio. Una buena manera de comenzar el otoño y de que lo comencemos contigo.

Besos

Bolero dijo...

Yo q soy de primavera, la primavera ejerce en mi un extraño y sobrehumano poder, no puedo dejar de sentir el otoño como mi otro yo
Me gusta irme al Valle del Roncal, a un sitio perfecto donde caen miles de hojas y se va volviendo todo color rojizo y perderme durante un dia con mi hija admirando la belleza del fin de lo que hizo mi maravillosa estaci´pn la primavera

Muakkkkkkkkkkkkkkkkkk

Oscar Alonso dijo...

Como siempre, es un placer leerte.

Shangri-la dijo...

Hola. Te invitamos a visitar nuestra revista sobre cine y literatura:

http://shangrilatextosaparte.blogspot.com/

Un saludo.

Perséfone dijo...

No entiendo por qué dicen que el otoño es triste. Para mí es una de las épocas más románticas del año. Más incluso que la primavera.

Yo también soy mujer de otoño. Y de invirno, de primavera y hasta de verano.

Porque todo tiene su aquel.

¿O no?

SERHUMANA dijo...

Romanticismo, si, hace rato que emanas romanticismo!!!!!!!!!!!!! Que bueno!!!!!!!!

fire dijo...

yo tambien soy mujer de otoño...
me pregunto porque se nace de otoño?
tu lo sabes?...

por otro lado se me van continuamente los ojos a Laia...
es una belleza....¡¡¡
un besazo lilith

Mónica González Caldeiro dijo...

Imagino que todo tiene un resurgir después de la caída de la primera hoja... Yo todavía no me he decantado del todo, sigo sin saber si soy otoñal o invernal. Normalmente depende de la ciudad donde viva.

No obstante, después de tantos años, siempre anhelo la llegada de la primavera, hasta que llegue el otoño, bendito otoño, y vuelta a las tardes melancólicas de domingo.

"and soon I'll hear old winter's song/ but I miss ypu must of all, my darling/ when autumn leaves start to fall"

Lo sabes, desde hace muchos años, es mi canción maldita. Gracias por ponerla en tu blog en boca de Edith Piaf.