lunes, 3 de noviembre de 2008

Monday morning




"Chorus Girl Hope Chandler, 16, in Dressing Room Backstage at the Paradise Cabaret Restaurant" by Peter Stackpole




A veces como un escalofrío, sin explicación propia porque una ha pasado el fin de semana en el paraíso...
a veces la nausea, la lágrima puñal en medio de la frente, el vacío sumun, la obsesión inolvidada, el no saber por dónde empezar, los dos caminos, la ternura de ver en el sueño la salvación y sin embargo permanecer despierta, sentarse ante el teclado, vomitar, vomitar el aire que sobra, la esperanza perdida, saber que todo es tan simple como cerrar el rebosante cajón de los calcetines, y aún así pasar de largo, seguir el camino a la cocina, fregar los platos con Diane o Sarah o Carmen, Billie hoy no porque podría ser grave…
quiero cambiar de nombre, profesión, raza, religión (si es que la tengo)…
quiero ser yo: la novia-puta del gánster.

7 comentarios:

Tristancio dijo...

...y yo quisiera ser "el pirata cojo, con pata de palo, con parche en el ojo, con cara de malo..." Pero soy un puto profesor que siente, que no puede salvar a nadie que me salve a mí de otra mañana de lunes...

Una abraçada.-

(Y sí, claro que vi el corto aquel de que me hablas... de ahí nació la idea del relato, casi como un plagio :) ).

Arena dijo...

Que pocas oportunidades nos da la vida de cambiar, de elegir el camino paralelo... pero tan distinto al nuestro.
Y que crueles las circunstancias que nos encarcelan en nuestra historia, aquella que cada uno llevamos arrastrando detrás nuestro y que... lastran el vuelo.
¡buenesimo blog!
Un beso.

FER dijo...

Coincido con Tristancio en lo sabinesco del texto.

Pues a mí, muchas veces, me entran ganas de ser un gangster.

Te llamaré.

txe dijo...

jaja, tiene coña el final

Miss Morpheus dijo...

Mira que lo intento... pero ese cajón se me rebela. El escalofrío me impide pensar y la obsesión provoca que gire en redondo, sin siquiera ver que hay caminos...

Quizá no sea tan malo ser puta, novia y tratar con gansters.

Maga Despistada dijo...

¡Quiero una crónica de la inspección! Jejejeje, ¡cuelga más cosas, niña!

Bitter dijo...

Los lunes suelen empezar así, quizá demasiado cuestionamientos y dudas, todos los "y si hubiera...", hasta el domingo en que denuevo eres feliz contigo.
un abrazo