miércoles, 12 de diciembre de 2007

Poética

Prostituta de ideas
nunca fui.
Tal vez de los deseos contrariados.
Ahora fluyo
infinita.
Éste es mi sino.
Por fin
fuera del laberinto sin Ariadna

1 comentario:

Mónica González Caldeiro dijo...

Nos ponemos en marcha, inauguramos poéticas, nos reubicamos, entramos en materia.

¡Qué alegría verte por aquí! Hagamos cadena, Lilith. Todavía tenemos muchos monstruos que ahorcar.