sábado, 10 de mayo de 2008

Nostalgia


Este texto lo escribí hace unos años, hoy llueve tanto que me apetece rescatarlo y compartirlo con vosotras. Un beso, lilith


When Benjamin Franklin was dining out in Paris, one of the other diners posed the question: "What condition of man most deserves pity?" Each guest proposed an example of such a pitiable condition. When Franklin's turn came, he offered: "A lonesome man on a rainy day who does not know how to read."

Llueve sobre Barcelona. El ruido de los goterones perdidos golpeando un trozo de plástico me despierta. Hace tres días que no me aguanto a mí misma. Supongo que he llegado al final de la escalera. Allí donde la única opción es subir. La lluvia no parece para nada casual, sino, más bien, una advertencia. Si por lo menos pudieras llorar, me digo. Otra melancolía de persiana. De ésas eternas, de las tuyas. Recuerdo los cuatro brazos q me mecen a intervalos desde hace tres semanas. Siento una mezcla extraña entre agobio, rabia y vacío. Ha llegado la hora de cerrar historias. Un escalofrío me recorre la espina dorsal. ¿Será verdad q necesito estar sola? Me río del absurdo de la frase. Me río de mí misma. Es entonces cuando lloro. Tal vez podría sucumbir al nihilismo de tardes enteras delante del televisor. Hace tres días que no me aguanto a mí misma. Me siento frente al ordenador y soy incapaz de escribir nada. La misma acción desde hace dos semanas. Si no escribo me muero... Respiro hondo. Recuerdo un verso de Bernardo Atxaga: hay días malos en la vida... Voy a la estantería de los libros, busco aquél q me salve. Poesía será como en las situaciones de emergencia... Tres días sin aguantarse a una misma son una eternidad... toda regla tiene sus escorpiones.

2 comentarios:

LILITH dijo...

Me comento a mí misma, porque el texto no tiene desperdicio:

-Era una señal y llegué al final de la escalera y fue muy duro pero no me morí.

Desde entonces he aprendido:

- que si no escribo no me muero, es más, la literatura entra y sale de mi vida de unas formas tan hermosas que me sorprenden
-que los amantes "literarios" que me ayudaban a escribir y el daño que me provocaba la situación eran pura basura. No es lo mismo que amar de verdad: querer y dejarse querer... y que, después de decidir pararme en el camino a compartir, ahora tengo una pareja increíble.
-que puedo estar no tres días,sino tres meses tirada en el sofá, viendo películas, leyendo o rascándome la barriga y que esto no es nihilismo, ni perder el tiempo; es sólo otra manera de vivir, que alguna veces es necesaria para el cuerpo...
-que hace años q no tengo días de no aguantarme a mí misma, supongo que he aprendido a aceptarme como soy.

Vaya rollo, en fin, un beso, el verso me sigue encantando y lo de que la poesía salva, en mi caso todavía es verdad.

doctora dijo...

cuanto razon tienes, mi coco querido.

gracias por ayudarme cuando me pierdo en los fantasmas